¡¡0 Impacto!!

Ecología, sostenibilidad, sustentabilidad… conceptos con los que estamos familiarizados (como sociedad) más bien de oídas que por practicarlo o vivirlo. Aunque es cierto que se aprecia al menos en los países más avanzados, el esfuerzo por parte de algunos sectores de la sociedad, como se pretende cambiar los hábitos de consumo por prácticas menos nocivas para nuestro entorno

En el momento que el ser humano ha conseguido más poder para cambiar su entorno, el impacto ha sido en contra del resto de especies que comparten el planeta tierra. La deforestación ha diezmado selvas y bosques; las aguas y la atmósfera han sido contaminadas con residuos y gases; durante décadas hemos producido basuras que podrían haberse evitado simplemente practicando el reciclaje. Pero a lo hecho pecho, ahora es nuestra responsabilidad reconducir todas estas prácticas y sustituirlas por otras que por el contrario nos permitan disfrutar de nuestro entorno, sin por ello dañarlo y acabar con él.
Sociedades primitivas que aun habitan el planeta en lugares menos explotados por el primer mundo, nos dan ejemplo con la forma en la que interactúan con su entorno. Ya sea en el Amazonas, los pantanos del Okavango o Papúa, las etnias o habitantes que allí habitan por siglos, han conservado un equilibrio entre sus necesidades y el entorno que habitan; cuidando reglas tan básicas como solo consumir los recursos que pueden seguir extrayendo sin agotarlos.

Es cierto que resulta imposible replicar a estas sociedades en una sociedad moderna, y más en una población que se ha duplicado cada medio siglo desde el pasado Siglo XX. Pero es cierto que sí podemos imitar pequeños principios y trasladarlos a nuestros hábitos. El deporte como práctica lúdica no solo nos divierte, también nos convierte en individuos más saludables físicamente. Su práctica evita otro tipo de consumos y más si el deporte elegido utiliza la naturaleza y el entorno que nos rodea como escenario de su práctica. Otra práctica saludable puede ser trasladar practicas deportivas a nuestro día a día. ¿Cómo? Por ejemplo, utilizando deportes como el ciclismo o el longboarding a modo de sistema de desplazamiento urbano. Para ello, las grandes ciudades y cada vez más poblaciones y núcleos más pequeños, están creando en el trazado urbano calzadas de carril bici para su práctica. Así, y con una seguridad añadida, cada vez nos resulta más fácil evitar vehículos que consuman energía por aquellos que podemos impulsar por nuestros propios medios, contribuyendo así a una ciudad menos polucionada, menos congestiones de tráfico, mayor aprovechamiento de transporte público en medias distancias, y por qué no decirlo… también un estado físico más saludable.

Desde Long Days Longboards no solo queremos producir Longboards y Skate artesanales, y fabricarlos con maderas extraídas de forma que respeten nuestro planeta. También queremos fomentar prácticas como el longboarding y el Skate dentro de núcleos urbanos como forma alternativa de desplazamiento. Quizás sería el momento (si aún no lo has hecho) de plantearte cambiar parte de tu rutina e incorporar un Longboard o Skate a tu vida. ¿No crees? En Long Days te esperamos con los brazos abiertos para ofrecerte un estilo de vida más saludable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *