Historia de Long Days Longboards

Hasta ahora nuestros pequeños posts han hablado de historias relacionadas con el mundo del Longboarding y el Skate. También de pequeñas vivencias que como marca hemos ido pasando. La historia de Long Days es corta, pero el camino que ha recorrido hasta convertirse es largo. Este post cuenta parte de nuestra historia, de una marca que nació desde la admiración, la superación personal y la fuerza que da la familia.

Isidoro Moreno en el taller Santana 1957 (San Vicente del Raspeig)

Los inicios

Corría el año 1957. España era muy diferente a lo que hoy en día vivimos. Dejada atrás la guerra civil, necesitaba del trabajo de todos para superar años de conflicto. Y aunque hoy en día conocemos muy bien lo que significa la palabra crisis, en aquellos tiempos las prioridades eran aún más necesarias que hoy en día. Pues bien, aquel año no sólo se puso en circulación el primer SEAT 600. También nuestro padre Isidoro Moreno, comenzó su vida laboral con la edad de 8 años como aprendiz de carpintero, siguiendo los pasos de su hermano Alejandro, en un taller de muebles llamado Santana. Allí aprendió la profesión que ha mantenido hasta que se jubiló (aunque eso nunca ha sido un hecho), y que a su vez nos enseñó a nosotros dos, sus hijos Alejandro y David.
Nuestros recuerdos desde la infancia han transcurrido entre maderas. Y mientras otros amigos jugaban con piezas de TENTE, nosotros con los restos del taller creábamos nuestros primeros juguetes. Así poco a poco, inventando y construyendo prototipos, fuimos aprendiendo la profesión que hasta día de hoy es nuestra pasión: La ebanistería.

Un nuevo projecto

David: Como parte de mis juegos, desde joven incluí el Skate dentro de mis deportes preferidos. Más adelante añadí los patines en línea, y por unos años fueron una afición que se convirtió ya en dedicación. Los deportes de deslizamiento fueron poco a poco creándome afición y solo faltó la influencia por parte de mi hermano mayor Alex, para introducirme en deportes como el Snow, el Windsurf y el Kitesurf; el cual me enamoró por completo, al sentir a través de él lo que significa estar en pleno contacto con la naturaleza. Hasta ahí todo perfecto; mi profesión y mis aficiones formaban parte de mi día a día. Pero de repente todo cambió y mi vida dio un giro completo. Un cúmulo de lesiones debido a mi trabajo, y por qué no decirlo también: a las caídas que tuve practicando el Kite… Me llevaron a una operación en la que me unieron dos vértebras con 2 placas y 4 tornillos. Un total de 20 grapas que se tradujeron en un mes inmovilizado y un año de lenta recuperación.
Cuando estás limitado por la salud, y sumas que eres joven y trabajas como autónomo, tienes mucho tiempo para darle vueltas a la cabeza y pensar a qué te puedes dedicar. En el momento de la operación llevaba entre manos un proyecto de mini rampas de skate. Había creado ya varios prototipos, desarrollado logotipos y demás cosas… Pero al pillarnos la crisis y sumarse mi operación decidíamos que no era momento de ir a por ello, y lo guardábamos para un futuro.

Alejandro: Yo creo que la adversidad te hace más fuerte. Y creo que precisamente ese fue el catalizador que hizo arrancar el proyecto de Long Days Longboards, la adversidad. En el momento de tomar el relevo de la empresa familiar, ya que mi padre estaba llegando a la jubilación, comenzó la crisis. En ese momento, en el que la prioridad era defender la empresa, se suma el problema de salud de David. En aquel momento estaba viendo muchos vídeos de Skate por internet y me propuso el crear algo que podíamos desarrollar a través de nuestra experiencia en el taller: Crear una marca de Boards Old School. Y creo que fue el momento de apostar por un sueño: El realizar algo nuestro. Un proyecto propio y ambicioso. Una marca que transmitiese los valores por los que habíamos apostado, pero más en línea con lo que David y yo éramos. Crear Long Days Longboards fue un reto que teníamos que alcanzar.

Esta es un poco de nuestra historia. El confiar en que podemos superarnos y hacer reales nuestros propios sueños. Que el crear una marca, no solo es un negocio. Puede y debe ser una parte de ti, de tu filosofía y los valores en los que te cimientas. Ahora Long Days ya es una realidad y se nos está reconociendo como una marca contemporánea, que defiende el espíritu genuino y clásico de los inicios del Longboarding y Skate, para amantes de objetos únicos. Y sí, todo esto en gran parte se lo debemos a nuestro padre, y el niño que con 8 años comenzó como aprendiz en un taller de muebles y que nos transmitió uno de los valores que nos ha permitido crear Long Days: Trabajar dando siempre lo mejor de uno mismo, y ser tenaces en nuestros sueños.

Alex y David Moreno

Alex y David Moreno “LA BASE” 2017 (La Ciudad Sin Ley)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *